#AlejandraJiménez: mujer, madre, pareja, chef, bicampeona; es de #Cancún, es de #México

#Cancún, Quintana Roo

Desde pequeña aprendió a superar cada una de las pruebas que le ponía la vida, cada uno de esos desafíos le iban fortaleciendo su espíritu de lucha, su crecimiento emocional, su poder de decisión y convicción, moldeándola como una mujer de éxitos, de ideales fijos y precisos.

Ella, Alejandra Jiménez Ayala, ha demostrado de manera amplia que no existen impedimentos para conseguir lo que se propone, tanto en su faceta personal como deportiva. Sin duda, una mujer que cumple con los objetivos que se traza.

Alejandra Jiménez Ayala nació en 1987 en la Ciudad de México, donde vivió toda su niñez en un hogar ubicado en la nostálgica alcaldía de Coyoacán. Es hija de Magdalena Ayala y Alejandro Jiménez; sin embargo, Eleazar Meza, actual esposo de su madre desde hace 25 años es como su padre, es quien la estuvo guiando en cada pasaje de su vida, acompañándola y apoyándola.

La destacada boxeadora tiene tres hermanos: Montserrat, Alan y Mariana. Los dos primeros no son hermanos biológicos. Son hijos de su padrastro, pero los ama como si fueran sus hermanos de sangre pues llevan toda una vida juntos, en tanto que Mariana es hija de su padre biológico, lleva su misma sangre.

“Cuando juegas con niños, y les ganas, eso genera cierta problemática con algunos de ellos, pero nada preocupante; en la adolescencia no faltó el niño que intentaba molestarme por mis preferencias sexuales, pero realmente nunca fue algo común o constante”, señala Ale.

-¿Qué odiabas en esas etapas de tu vida?

-Levantarme temprano, hacer la tarea.

-¿Y qué te gustaba qué añoras?

-Disfrutaba mucho la convivencia con todos mis compañeros, las actividades escolares y recreativas y el ir aprendiendo junto con ellos. En ese entonces añoraba ser exitosa, sin importar qué hiciera, me planteaba ser excelente en lo que desempeñara.

Estudió la preparatoria en la Universidad del Valle de México y Gastronomía en el Instituto Aspic; también cursó algunos diplomados. Actualmente estudia cursos de preparación física y nutrición deportiva, simplemente por gusto y pasión.

SUS GRANDES AMORES

“Mi hija Ailime (Emilia, al revés) llegó al mundo mediante inseminación artificial, durante una relación con una mujer mucho mayor que yo; realmente ha sido la mejor decisión de mi vida. Ella ha sido el motivo fundamental por el que soy boxeadora. Es una niña sumamente flexible y madura para su edad”, enfatiza.

Asegura que hoy se siente en el mejor momento de su vida sentimental. Tiene dos hijas hermosas: Ailime y Kisha, quien es hija de Camila, su pareja. “Hemos tenido tal unión, que realmente formamos una hermosa familia, llena de amor. Considero que somos dos mamás muy divertidas, preocupadas siempre por nuestras bebés”.

Con evidente orgullo, señala que sus padres son sus mejores amigos, al igual que sus hermanos. “Mi vida está completa con ellos, incluyendo de manera especial a mi abuelo, quien ante mis ojos es el hombre más maravilloso del mundo, exitoso como empresario, un padre ejemplar, sumamente preocupado por cada uno de sus 9 hijos y un esposo amoroso, cariñoso, fiel y leal”.

Destaca: Tengo una familia numerosa y muy unida, adoro cada momento que puedo estar con ellos.

“La clave para triunfar como hija, como hermana, como madre y como pareja, es indudablemente amar, entender, y sobre todo, disfrutar cada instante”, aconseja.

CLARA POSTURA

En cuanto a los señalamientos falsos en las redes sociales, comentarios irresponsables, difamatorios, discriminatorios, la campeona mundial de peso supermedio para el Consejo Mundial de Boxeo (WBC) y la Organización Mundial de Boxeo (WBO) responde: Sólo hay que hacer caso omiso a los malos comentarios, esos hasta te hacen más fuerte.

”Tengo compromisos que sí requieren mi total atención, como combinar mi faceta deportiva-profesional con mis deberes como mamá; afortunadamente a mi hija Ailime le encanta lo que hago y cómo me veo, y eso me motiva. Ambas tenemos un día muy ajetreado porque le he enseñado que tiene que superarse y ser dedicada”, explica.

Alejandra responde muy firme en relación su opinión sobre la comunidad gay. “Claro que estoy a favor de la comunidad gay. Al ser parte de ella, lo que más quiero es la igualdad en todos los aspectos, respeto de todos y cada uno de los individuos, porque sin importar si se es gay, bisexual, heterosexual, etcétera, somos seres humanos, ni el color, ni la posición geográfica o económica nos definen. El amor y la tolerancia es el mejor camino para cualquiera”.

Ya son conocidas sus hazañas sobre el ring. Enm marzo de 2016 ganó su primera campeonato del mundo, el de peso completo WBC. Apenas el 11 de enero pasado conquistó su segunda corona del mundo, la de peso supermedio del WBC y WBO, para lo cual bajó más de 30 kilos.

Alejandra Jiménez es, sin duda, una “mujer récord”. Orgullosamente cancunense por adopción, es una de nuestras embajadoras más exitosas