Carlos Zárate recuerda a su hermano Jorge, el forjador de la dinastía…

Con la partida de Jorge Zárate se completó el racimo de tres celebridades que en los diferentes ámbitos regularmente toman el camino sin retorno en poco tiempo.

En el caso de la familia boxística, el fatal desfile lo inició el excampeón Nacional Enrique García, el pasado 15 de diciembre; continuó el muy sentido deceso de Alberto Reyes, al amanecer de este 2019. Y ahora quien es reconocido como el forjador de la Dinastía Zárate, que inició con Carlos, continuó con Joel Luna y cerró con Carlos Zárate Jr.

Todos conocemos el episodio oscuro que vivió el gran “Cañas”, pero poco sabemos el determinante papel que jugó Jorge en el camino a la gloria y posterior rescate de esa vida azarosa (más bien, lenta agonía) los años que el legendario campeón permaneció atrapado en las drogas.

De propia voz, Carlos Zárate nos cuenta qué tan importante fue su hermano:

????????????????????????????????????

 BUENAS Y  MALAS: “Fue como un padre para mí, la verdad, la verdad. Estuvo conmigo siempre, en las buenas y en las malas. En las malas siempre andaba tras de mí muy preocupado, muy preocupado de verdad. En las buenas vivimos juntos felices”.

EJEMPLO: “Para mí era un gran ejemplo él porque él era tomador (alcohólico) de joven, pero al ver que yo me metí al boxeo, dejó todo también. Se fajó los pantalones y me puso el ejemplo de que sí se podía”.

RESCATE: “Fue una de las personas más importantes; hubo varias (don José Sulaimán, el principal, sin duda), pero entre ellas, él. Intervino mucho”.

CUMPLIMOS COMO FAMILIA: “¿Qué te puedo decir?…  estoy muy contento, por un lado, porque toda la familia cumplimos con los mandamientos de Dios. Terminamos la primera etapa y ahora nada más nos faltan los rosarios, pero cumplimos como Dios manda y estoy muy contento por eso”.

Con Mike Quintana, de Tacubaya.

FRANCO: “Él siempre fue una persona muy franca conmigo, con toda la gente. A toda la gente la dejaba hablar; analizaba las pláticas, pero nunca respondía de manera agresiva.

Recuerda el exmonarca mundial gallo que cuando ganó el campeonato de “Guantes de Oro”, a los 18 años de edad, Jorge tenía 29 años. Era mayor, pues, por 11 años, de ahí que haya asumido el rol de padre de nuestro campeón.

MEJOR MÁNAGER: “Me acompañó en toda mi carrera a todos lados a los que fui a pelear en la República, en muchísimos de los estados de la República. Él fue a todas partes conmigo, mejor que (don Arturo Hernández) “El Cuyo”, actuó conmigo como mánager Jorge”.

EN LA ESQUINA DE LOS ZÁRATE: Curiosamente, la última vez que se le vio a Jorge Zárate en una esquina fue con el “Heredero de Gloria” Carlos Zárate Jr., que debió abandonar una muy prometedora carrera a causa de una lesión en el hombro.

“Mi hijo (Carlos Zárate Jr.) lo sintió mucho, pues fueron 8 ó 10 años de convivir diario, le agarró un aprecio, un cariño. Lo quiso mucho. Igual que yo, él agarrábamos sus consejos y siempre nos iba bien.

Jorge Zárate también asistió en su esquina a Joel Luna Zárate, otro miembro de la dinastía que incursionó en el pugilismo de paga.

Para destacar que el Consejo Mundial de Boxeo recientemente le brindó un sentido reconocimiento a Jorge (fotografía principal) por su trascendente participación en la carrera, gloria y rescate de Carlos Zárate; el presidente del #WBC, Mauricio Sulaimán, recuerda el episodio en su columna que publica este domingo El Heraldo de México.

Al siempre bien recordado Jorge Zárate, de 80 años de edad, le sobreviven sus hijos Jorge Jr., Nadia, Janet y Carla, así como su esposa, Maricela Vázquez.

Descanse en Paz.