Con nocaut, «Sinaloita» Orozco coronó gran noche de #Boxeo en #Guasave

#Guasave Sinaloa

Rodolfo «Sinaloita» Orozco continúa con paso firme su camino a la conquista de un trono mundial y, de paso, a ganarse el corazón de la afición sinaloense. La noche del viernes lo demostró al poner fuera de combate al famoso Nery «Pantera» Saguilán en el combate estelar de una kilométrica velada que ofreció la sociedad entre Big Boxing Star, Pedro Morán Promotions y La Raza Boxing Club, con gran respuesta de la afición que llenó el Sindicato del SNTE 53.

No afectó el repentino y obligado cambio de sede. La afición guasavense se desbordó para seguir atestiguando el crecimiento de un Orozco destinado a convertirse en figura de esta tierra de grandes campeones.

Ante Saguilán, que significaba una gran prueba a 10 episodiod en la división de los superligeros,
mostró madurez y mucha contundencia, como lo dejó ver en el mismo primer round que mediante un recto de izquierda derribó al antes temido estelarista de los Sábados de Box en Televisa.

Cómo felino herido, «Pantera» Saguilán se incorporó y con toda su experiencia capeó el temporal. Sobrevivió y de a poco se adueñó del control de la batalla.

Pero solamente fue mientras «Sinaloita» quiso. En el quinto episodio, animado por su entusiasta porra, el de casa recobró el dominio. Le dio dos asaltos más de vida al polémico y extrovertido Saguilán.

Había elegido el séptimo round para terminar su obra y así lo hizo,  aprovechando una de las faramalladas del clown mexiquense, que bajó las manos y Orozco le dejó claro que con él no se juega. Un derechazo a la mandíbula lo puso otra vez en la lona desmadejado y ahí escuchó toda la cuenta del réferi internacional Javier Peñato para el vergonzoso nocaut, ante la algarabía del monstruo de mil cabezas.

RESPALDO DE 14 CONTIENDAS
En peso paja a 10 rounds, la pelea semifinal tuvo como ganador a Abraham «Choco» Rodríguez sobre el novato Jesús «El Borrego» Cervantes, que fue víctima de preciso gancho al hígado.
La victoria reabre prometedor panorama por el que transitaba Rodríguez hasta que perdió su oportunidad titular.

En otra, Jorge «Demonio» Cota tuvo seria oposición ante el tozudo Omar Sotomayor. La pelea se definió en el tercer capítulo, también mediante el infalible gancho al hígado. El pleito se pactó a 10 rounds en peso superwelter.

En peso pluma, Carlos Stich Flores noqueó en el quinto capítulo del enfrentamiento firmado a 8, a Giovanni Juárez.

La diversión para los presentes todavía no llegaba ni a la mitad. Faltaban muchas más emociones. En una quinta contienda a 6 rondas u en peso supergallo, Willibaldo García Pérez mandó a dormir en el segundo round a Alberto Ascanio.

Llegó el turno del «Desvalagado» Villanueva en el sexto encuentro de la noche. Kevin siguió su triunfoso andar al poner fuera de combate en tres rounds a José Alonso Núñez Lopez, en peso supermosca a 6 campanazos.
En pluma a 6 episodios, Gregorio “Calambres» Soto ganó una decisión unánime a Jesús Alcaraz. Jorge Alberto Villegas noqueó en un round a  Abraham Valle, en peso gallo de 6 capítulos.

En pelea a 6 rounds en peso welter, Adrián Sánchez fue noqueado en tres capítulos por Miguel Sánchez.

En peleas a 4 rounds: Christian López venció por KO-3 a Arturo Beltrán, en peso ligero; Rigo Armenta perdió por nocaut efectivo en 3 ante Oscar “El Yeyo” Espinoza, en superpluma; en peso supermosca, Alan “Kukumeme”Miranda se impuso por KOY-3 a Javier Chávez.

Para deleite de la asistencia llegó una ronda de pesos grandes, de esos que agradan. En welter, Kevin Audeves Portillo KO-1 a José Daniel Piñuelas; en duelo de pesos medio, Rafael Ortiz venció por  KO-3 a Charly Valdez. En peso completo, Mario Villalobos Morales derrotó por nocaut técnico en dos asaltos a Andrés Carranza.

Y completan los resultados de una fantástica noche de boxeo el nocaut en dos rounds del debutante Rigoberto Osorio sobre Luis Díaz.

Habrá que decir que el público abandonó el local completamente satisfecho por haber disfrutado una, esta sí, noche llena de emociones.