Denuncia el CMB dos casos extremos de explotación que pusieron vidas en riesgo

En un comunicado con el encabezado de “Alerta nacional”, el Consejo Mundial de Boxeo denuncia dos casos recientes que fueron descubiertos y que rayan en lo criminal porque pusieron en riesgo las vida de los protagonistas.

Primero, el de Jesse Flores, que después de sufrir un nocaut estaba programado para repetir sólo 12 días después. Y luego el de Cinthia Cardona, quien subió al ring a pesar de que presentaba un embarazo de seis semanas.

En el caso de Jesse Flores, fue gracias a la meticulosidad con que se desempeña ahora la Comisión de Box de la Ciudad de México como se pudieron descubrir anomalías, ya que el boxeador presentó una licencia de la Comisión de Boxeo de Morelia sin aparentes alteraciones.

Tras la investigación realizada, los comisionados se enteraron que, 12 días antes, Flores había sido noqueado a los 50 segundos del primer round, cuando las elementales reglas de protección al boxeador señalan que se debe descansar de 60 a 90 días.

En ese sentido, el CMB señala a una persona de nombre Roberto Bucio como quien quiso sorprender a la empresa promotora.

En cuanto a Cinthia Cardona Ortega, la información señala que “fue obligada a subir al ring el 26 de mayo en la Unidad Deportiva El Chamizal de Zamora, Michoacán”. Agrega que fue la necesidad económica la que puso a Cardona Ortega sobre el ring a pesar de sus seis semanas de embarazo.

“Y lo grave es que la comisión de boxeo y el promotor Guerreros de Zamora Promotions permitieron este acto inhumano y además el promotor solamente le pagó $2,000 de los $10,000 acordados”, señala.

En su párrafo final, el CMB enfatiza que “promotores y matchmakers deben tener mucho más cuidado al contratar boxeadores; mánagers deben cuidar a sus atletas y todos debemos denunciar cualquier práctica que ponga en riesgo la integridad física de nuestros peleadores”.

Abona a la confusión la Federación de Comisiones de Box de la República Mexicana (Fecombox), organismo patito que muchas veces es recchazado por las autoridades municipales que cuentan con sus propias comisiones de box y que reclaman el derecho a regular a aquellas o aquellos boxeadores que presenten sus licencias.

Pues ahí están los casos y los presuntos responsables, para que vayamos sabiendo.

A %d blogueros les gusta esto: