Don #JoséSulaimán, tan eterno como su labor humanitaria; el mundo del #Boxeo le rinde tributo

#CDMX

A seis años de su partida, Don José Sulaimán sigue aquí. No se ha ido y no lo hará mientras el boxeo en el mundo mantenga ese rumbo de justicia y humanidad que el dirigente tamaulipeco le imprimió desde su llegada a la presidencia del Consejo Mundial de Boxeo, en 1975.

Se comprobó este jueves, durante la misa que se ofició en la Antigua Basílica de Guadalupe con motivo del sexto aniversario de su partida. La presencia de cientos de personas provenientes de todo México e incluso de otras partes del mundo, dejó en claro que Don José vive, porque su labor humanitaria, desde la presidencia del Consejo Mundial de Boxeo, será eterna.

La familia encabezada por Doña Martha Saldívar y sus hijos Lucy, Héctor, Fernando y Mauricio, además de los nietos del hombre que dirigió el boxeo mundial durante 38 años, se reunieron en la emotiva homilía que honró la memoria de quien transformó nuestro deporte haciéndolo más justo y humano.

Impresiona el poder de convocatoria de Don José. Muchos de los legendarios campeones mundiales que dieron un giro a sus vidas con el boxeo, estaban ahí; desde los miembros del Salón de la Fama del Boxeo Internacional: Humberto “Chiquita” González, Carlos Zárate y Pipino Cuevas o Rafael “Bazooka” Limón, José Luis Bueno, Víctor Manuel Rabanales, Pedro Flores, Julio Ceja, Irma García, Yéssica Nery Plata, la aún amateur Fanny Martínez y el prometedor David Picasso.

La presencia del tapatío Mario “Azabache” Martínez causó revuelo, ya que sin llegar a campeón del mundo se le reconoce como el oponente ante quien se inició la leyenda de Julio César Chávez. Como cada año, Guantes Cleto Reyes pasó lista de presente con Elizabeth y Malena Reyes Alemán. En compañía de dos de sus hijos, el infaltable exboxeador y ahora empresario poblano, Alfonso Rivera.

Los réferis Lupe García, Jorge Bonilla y Laurentino Ramírez; los comisionados y jueces Pepe Manzur, Omar Mintum, Juan José Herrera Rodríguez y Rodolfo Rosales; el promotor Pepe Gómez; el medallista Olímpico Joaquín Rocha y el director del WBC Amateur, Fausto García, exolímpico en Los Ángeles’84, y el mánager Ignacio Beristáin.

Y tantos y tantos, que nombrarlos uno  a uno llevaría tantas líneas como vidas cambió el terno Don José.

La gran asistencia dejó más que claro que Don José será eterno, porque su labor humanitaria también lo es.

  • En la cámara, Alma Montiel.
A %d blogueros les gusta esto: