En gran batalla, Jaime Munguía libró su primera defensa frente a Liam Smith

Tuvieron que pasar 12 trepidantes asaltos para que el tijuanense Jaime Munguía cumpliera con éxito la primera defensa de su campeonato mundial superwelter (OMB) ante el inglés Liam Smith, en otra noche sensacional de boxeo por Azteca 7, a pesar de la lamentable crónica de Carlos Alberto Aguilar.

Luego de la última campanada, los jueces coincidieron en el triunfo del boxeador exclusivo de la empresa mexicana Zanfer por 116-111, 119-110 y 119-108.

Smith desnudó las carencias defensivas de Munguía y su falta de recursos que habían ocultado su fácil triunfo cuando se coronó.

Munguía fue de menos a más, claro, como normalmente debe suceder en un joven de 21 años que estelariza su primera función en una ciudad como Las Vegas, pero al final se impuso con autoridad a un retador que tuvo el control del combate por lo menos cuatro episodios.

Lo que se confirmó es que el Destructor Munguía está hecho para cosas grandes. Pasó apuros los primero rounds, pero en cuanto dominó el escenario, su oponente pasó a segundo término. Con golpes a las zonas blandas y, sobre todo, a la cabeza, minó al británico que terminó reconociendo que esa noche no se iba a coronar.

Para destacar también el manejo de sus dirigentes, que sabían lo complicado que es el estilo de Smith, pero a la vez conocían los alcances de Munguía y, con certeza de que la pegada del británico “es de dulce”, lo sometieron a la aparentemente complicada prueba.

Otro rival con más pegada pudo haber destronado a Munguía, lo que ensalza la labor del representante.

Munguía ganó y lo hizo bien. Al final, en la entrevista con Azteca 7, aceptó que cometió errores y prometió que trabajará para superarlo.

Por lo pronto, un aplauso para Munguía, que se confirma como la gran figura del boxeo mexicano.