En #Jalisco, los  Jr. Chávez y Quirarte se preparan para reverdecer glorias de sus respetados padres

#SanJuanDeLosLagos Jalisco

La escena llegada desde San de los Lagos, Jalisco, nos muestra el encuentro de Júniors sobre el cuadrilátero. Por un lado, Julio César Chávez, hijo del gran JC, con los guantes. Por el otro, Roberto Quirarte, vástago del hacedor de campeones, Rómulo Quirate, con las manoplas.

El par de herederos persiguen un mismo objetivo a corto plazo: triunfar el sábado, en la presentación de Chávez Carrasco (50-3-1, 32 KO) en este bendito lugar donde se venera a la Virgen de San Juan de los Lagos, en contra de Evert Bravo, un colombiano elegido minuciosamente para que el Jr. tenga una explosiva reaparición después de dos años de vagancia boxística.

“Estamos a una semana del enfrentamiento que sostendrá Julio y ya se encuentra al cien por ciento para tener un espectacular regreso a los cuadriláteros”, mencionó el llamado “Bobby” Quirarte, que si no se sabe aún si heredó el talento de don Rómulo, sí ha mostrado que la disciplina la trae en los genes.

En su última etapa de boxeador activo, en esos momentos que que JC padre no le hacía caso a nadie, recurrió a Don Rómulo en busca de un buen entrenador que además impusiera el respeto necesario. La historia parece repetirse. Chávez Jr. presenta ahora la actitud que nunca antes se le había visto.

Ahí, después de que manopleó a un increíblemente en forma Julio César, Quirarte Jr. asegura que el culiche se encuentra ciento por ciento adaptado a los 1,800 metros de altitud que presenta este municipio.

La Chávez-Bravo será una pelea a 10 asaltos pactada en peso supermedio, división en la que el Jr. hará campaña para buscar una oportunidad mundialista. Según los planes, tendrá una pelea más antes de buscar la revancha contra el argentino Sergio “Maravilla” Martínez (lo que queda de…) en diciembre.

Aquí están los Júnior, boxeador y entrenador, tratando de reverdecer viejas glorias de sus respetados, famosos y prestigiados padres.