Este domingo viaja “Bebé” Juárez a su cita con el campeonato del mundo #WBC

El púgil capitalino Saúl “Bebé” Juárez, culminó su preparación de cara a la pelea del próximo 30 de diciembre en Tokio, Japón. Con el apoyo de compañeros y amigos del gimnasio Pancho Rosales, Juárez Gil dio las últimas pinceladas a un trabajo que espera lo lleve a conquistar su sueño de campeón mundial.

“Llegar allá, ganar y coronarme como campeón”, es la mentalidad con la que viaja Saúl al Japón, “de hecho estamos ya casi en el peso, hemos estado trabajando muy diferente a otras veces y estamos mejor mentalizados”.

Juárez (24-8-2 y 13 KO) estará buscando atrapar el Campeonato Mundial de peso minimosca del Consejo Mundial de Boxeo frente al monarca nipón e invicto Ken Shiro (14-0 y 8 KO), un compromiso de suma importancia para el mexicano que tendrá su segunda oportunidad mundialista.

El hecho de que muy poca gente crea que puede salir con la mano en alto no le genera problema alguno. “De hecho, para mí no importa, me importa hacer mi trabajo arriba del ring que eso es lo que vale, lo demás sale sobrando. L0as palabras van y vienen, yo creo que arriba del ring se demuestra lo que has hecho”.

“Nosotros vamos a demostrar que va a llegar un rival que se le va a dificultar, le va a complicar la vida y lo va a derrotar”, advierte Juárez Gil.

Saúl, quien hoy forma parte del equipo de All Star Boxing Inc de Félix “Tutico” Zabala Jr., y Producciones Deportivas de Ricardo Maldonado Jr., viajará los primeros minutos de este domingo rumbo al país del sol naciente. Previamente cumplió con el prepesaje a una semana del combate marcando 49.900 kilos, dentro del 5% de tolerancia permitido por el CMB a 7 días de la pelea de título.

El sueño de su padre y mánager, Raúl “Chamaco” López, así como de su hermano, Raúl “Baby” Juárez, lo llenan de motivación extra. “En la casa solo me han dicho que le eche muchas ganas, que haga lo mejor de mí, que me dedique a lo mío, gracias a Dios nos hemos preparado para esta pelea como nunca y eso va a ser factor fundamental para esta pelea”.

La preparación ha implicado estar alejado completamente de su mujer y sus hijos (incluyendo un recién nacido). “Yo creo que estos sacrificios van a llegar ya, primero Dios, su recompensa, ya cuando llegue el cinturón. Mi otro hijo no lo he podido ver, ya también para regresar y arreglar esos detalles”. En sus más recientes compromisos, el mexicano empató en la Ciudad de México frente a Mario “Mayonesas” Andrade, con lo que consiguió retener su campeonato Latino de peso minimosca (WBC) a fines del mes de julio, mientras que Shiro defendió su título frente a Milan Melindo el pasado octubre.

  • En la cámara, Pablo Lozano