Mil y una irregularidades en eliminatorias de profesionales para #Tokio2020

Pues nada, que resultó todo un tongo lo que “vendieron” como un gran evento: el torneo eliminatorio entre boxeadores profesionales que se efectúa en Guadalajara, de cara al preolímpico final, con parada previa en Veracruz, para definir la selección mexicana.

Poca respuesta de aspirantes. De 48 a 52 kilogramos femenil, apenas tres inscritas, lo que dio el pase “by” a una de ellas.

Luego, la campeona del mundo, Anabel Ortiz, que tiene programada una defensa en China (se puede suspender por aquello del coronavirus), y que peleó enferma (¿se vale?) Y ¿se vale también la careta? Más bien pareció una precaución, no vaya a ser que un corte eche abajo la defensa de su título de peso mínimo WBA anunciada para dentro de semana y media, el 2 de febrero.

Yéssica Nery es, claro, la menos culpable. Ella hizo lo suyo. Sin embargo, en la final le toca enfrentar este viernes a la local, que con todo y la inactividad, es una guerrera que se brinda al ciento por ciento en el cuadrilátero: Irma “La Güerita” Sánchez, que “tuvo la suerte” de avanzar sin pelear.

Y como si no fuera suficiente, “La Güerita” tendrá el apoyo de su público en Guadalajara, es esposa de uno de los hombres fuertes del Consejo del Deporte de Jalisco, con un cargo alto en la conformación del equipo Olímpico Nacional y organizador del torneo, como es el también amigo Héctor García.

Lo advertimos antes. Gane legalmente o no, una victoria de “La Güerita” siempre será cuestionada y, por su entrega y profesionalismo  no es algo que se merezca.

Como tampoco merece Nery Plata quedar fuera, pero le tocó esta eliminatorio repleto de vicios e irregularidades. Los clásicos le llaman tongo.