LatestNoticiasResultadosVideos

«Princesita» gana claramente; con antifaz, oficiales #IBF empatan #BermúdezTorres

#CDMX

La argentina Evelyn “Princesita” Bermúdez derribó dos veces y le dio una clase de boxeo a Silvia Torres, pero el réferi Alfredo Uruzquieta y dos jueces se pusieron el antifaz y se decretó un empate que no por salomónico deja de ser un robo.

Hermana de Daniela Romina Bermúdez -vencedora de Mariana Juárez en pelea fuera de título y dos veces campeona del mundo-, e hija de Tito Bermúdez, exboxeador profesional igualmente, la llamada “Princesita” hace ver como una cosa sencilla la práctica del boxeo.

Y el contragolpe es otra de sus virtudes. Jab de izquierda y cruzado de derecha para sacudir la cabeza de la hermana de Ana María Torres, quien desde la esquina aconseja. En el segundo round, Torres fue a lona con un cruzado de derecha, pero después del descanso pareció recuperarse.

Silvia Torres cayó nuevamente en el cuarto capítulo luego de recibir un recto de derecha en pleno rostro. Es fantástica la forma como domina su distancia “La Princesita”. Lo hace tan natural, sin tantaq faramalla. Un pasito atrás le basta. Mecer la cintura es suficiente.

Torres, excampeona mundial interina, le puso muchas ganas. Dos veces se levantó y ofreció pelea, muy valiente, pero no le alcanzó ante el arte de pegar y que no peguen que domina la sudamericana. Los rounds séptimo y octavo fueron los mejores para Torres. Con su jab siempre iniciando, sacudió con violentas combinaciones a una Bermúdez visiblemente cansada, aunque respondió con desplantes como retar y bajar las manos.

En el octavo round, el réferi Uruzquieta descontó un punto a la argentina por un presunto golpe ilegal que nadie vio, aparte de que la estuvo hostigando continuamente recriminando inexistentes foules.

Bermúdez salió decidida a buscar el nocaut en el noveno asalto, pero era evidente que la altura de la Ciudad de México le pesaba desde rounds antes. En esa búsqueda del golpe definitivo, se vació y recibió castigo de una resucitada “Guerrerita”.

El asalto final también se lo apuntó la mexicana, más que nada ante la fatiga de la sudamericana que se preparó al nivel del mar, pero las dos caídas y los asaltos perdidos previamente eran francamente irrecuperables. Con tarjetas de 96-93 en favor de Evelyn, la increíble 95-94 ¡para Torres! y 95-95 se consumó la igualada que deja puerta abierta para un desempate.

Lo cierto es que las más de dos mil metros de altitud de la Ciudad de México fue lo que salvó a la valiente “Guerrerita”.

* En la cámara, Pablo Lozano.