Tongos avalados en 5 de mayo, con riesgo latente

Mayo 5, 2017: Saúl » Canelo» Álvarez le da una paliza a Julio César Chávez Jr… o a lo que quedó de él después de la salvajada de bajarlo a 74.600 kilogramos sin opción a la vital rehidratación.

Todos vimos que el Júnior subió en calidad de cadáver. No hubo pelea.

Mayo 5, 2018: Gennady Golovkin expone sus campeonatos de peso medio frente al emergente retador Vanes Martirosyan, que viene de dos años de retiro, le avisaron apenas hace tres semanas y perdió las últimas peleas de 2016 y, como si no fuera suficiente, es un peso superwelter…

Farsa tras farsa, con el sello que distinguió la carrera de Óscar de la Hoya; basta recordar los «enfrentamientos» con sus socios Shane Mosley o Bernard Hopkins.

Peor es que el engaño a los aficionados encuentra el respaldo o la complicidad de las autoridades, como las comisiones atléticas de Nevada y California, respectivamente y, claro, los organismos que presumen de serios.

Lo más grave de estos vergonzosos tongos, es que ponen en riesgo la integridad de los boxeadores.

Roguemos porque no pase nada esta noche. Dios quiera.