#VIDEO / “El Rey” Martínez y “El Rey David”, el claroscuro; diferentes pero iguales…

#CDMX

Qué diferentes son Julio César y Alan David, aunque comparten el mismo objetivo: abandonar la pobreza, la escasez. Ganar dinero para ofrecer a sus respectivas familias mejores condiciones de vida. Salir de sus barrios. Martínez, de la Pro Hogar. Picasso, de la Guerrero.

Uno “Rey”, Martínez, ya llegó al campeonato del mundo. El otro “Rey”, David, va en la ruta correcta…

Son el claroscuro que nos permite ver el deporte en general y el boxeo en particular. David Alan Picasso, el niño bueno. Con su vestir y hablar, su estilizada cachucha de golfista. Saco y corbata, como universitario que es.

Julio César, el niño terrible, con su sudadera y su gorra hasta al revés, que nos muestra esa su rebeldía para ajustarse siempre a las costumbres. Ser diferente es lo suyo.

Por eso esa combatividad arriba del ring. Tiene hambre de gloria y sabe que, con disciplina y dedicación, en el box lo logrará.
También Alan refleja esas ansías de destacar. Está metido y comprometido con el boxeo, pero igualmente estudia una carrera universitaria. Tiene metas en ambas carreras.

En el ring, ser campeón del mundo. No se conforma con un título. Su anhelo es ser monarca en “cuantas categorías me sea posible”. En el aula busca otro título, el de profesionista y, con el tiempo, crear su propia empresa de biotecnología.

Su meta, confiesa, es cambiar la percepción que se tiene del boxeador común.

Sulaimán Saldívar señaló que David ha estado muy cercano con la familia Sulaimán y con el WBC. El ahora monarca le llama “padrino” al titular del WBC y éste corresponde llamando “compadre” a Picasso papá, ahí presente.,

Por cierto, ha sido inolvidable para David esa fotografía que se tomó cuando era niño con don José Sulaimán. “Fue un Día de Reyes”, rememoró de inmediato.

En el #VIDEO, el titular del WBC, Mauricio Sulaimán Saldívar y el profesor Víctor Cota le hacen entrega de su cinturón verde y oro que lo acredita como campeón Intercontinental Juvenil de peso pluma. Lo ganó el pasado 21 de diciembre, en el mismísimo barrio de Tepito.

Y más adelanta nos detalla cómo combina las prácticas en el gimnasio con las horas que dedica en su traslado desde la colonia Guerrero a Ciudad Universitaria.

Aunque ambos son “Rey”, Martínez y “Rey David” son radicalmente diferentes. Los identifica que se aferran al box como puente para transformar su vida y las de los suyos.

¡Aplausos a los dos!

  • En la cámara, Alma Montiel.