“Zurdo” o “Mozo”, Juan Antonio Rodríguez está de regreso… ¡cuidado con él!

Es Juan Antonio Rodríguez. Era “El Zurdo”, hoy se hace llamar “Mozo”, su apellido materno. Tiene 31 años y, el pasado 21 de marzo, su vida profesional volvió a tomar sentido.

A sus 31 años y con cerca de dos años de inactividad, “Mozo” tuvo otra de sus brillantes actuaciones que parecían agotadas, y noqueó en 9 capítulos al filipino Mercito Gesta, en California.

El mexicano, hay que aclararlo, tenía 21 meses sin subir a un ring. Incluso así, obtuvo la victoria en 9 asaltos, que fue la tercera derrota para el paisano de Manny Pacquiao.

Sorpresa, sin duda, porque como acostumbran, fue contratado de última hora. “Todo el tiempo entreno. No me gusta dejar de entrenar y como ya estaba entrenando, no dudé en aceptar la pelea pues yo estaría listo para cualquier momento”.

Afirma que “el nombre de Gesta no me impuso nada, pues siempre he dicho estar listo para el que quiera pelear conmigo”.

Rodríguez acepta que parecía liquidado  como boxeador. Tiene 31 años y parecía lejana una nueva oportunidad para disputar un campeonato del mundo. El tercero es el último piso que transita un boxeador activo. A los 40 normalmente no se llega, aunque se conoce uno que otro caso extraordinario.

“Yo ya sentía encontrarme en el fondo del mar, hablando boxísticamente, pero sabía que si me llegaba una oportunidad debía salir avante ante quien fuera”, responde este reinventado “Zurdo”.

“Me sentí muy bien en la pelea y no sé si alguien que no me conociera pudo notar que yo tenía 21 meses de inactividad de pelea, porque yo me sentí muy bien. Claro que era una muy buena oportunidad para poder aspirar a mejores peleas”.

Él, como los triple A, va un día a la vez. “Aspiro tener actividad y lo demás vendrá de la mano”. Sabe que llegará una nueva oportunidad para coronar el sueño de todo boxeador. En 2015 no pudo ante el panameño Jezzrel “El Invisible” Corrales.

Así explica él aquél tropiezo: “Me costaba mucho poder marcar las 130 libras por mi edad y quizá fue el factor mayor del por qué tuve un desgarre en mi pierna. Ahora quisiera buscar otra oportunidad, pero en los pesos ligeros”.

Pero ¿cómo y por qué llegó al boxeo este nacido en la Ciudad de México que reside en Puebla capital?

“El gusto por el box me nació desde que vi peleará a uno de mis tíos (Mauro Mozo), el box comenzó en la familia al parecer desde mi tío abuelo (Ricardo Domínguez). Comencé a la edad de los 16 años aprender boxeo”

Como todos, “Zurdo” o “Mozo” o como quiera que se conozca al héroe del momento, Juan Antonio tiene una satisfacción y una decepción en el boxeo.

“Mi mayor satisfacción fue el lograr calzarme un par de guantes después de que mi madre se oponía a que lo hiciera. La mayor decepción es que no le paguen a los boxeadores como se merecen y que los traten mal los promotores”.

De lo que sí NO sabe es de un sacrificio. “No lo tengo, porque AMO el boxeo”.

Juan Antonio está de regreso, para pesar de muchos pesos ligero. Cuidado con él. Su límite es el cielo, ni más ni menos.