“Vaquero” Navarrete sacó el corazón los últimos rounds para noquear al colombiano Sanmartín

Emmanuel ‘Vaquero’ Navarrete le puso corazón y en los dos últimos rounds sacó el coraje y la determinación para, sin medir consecuencias, fajarse y poner fuera de combate, con un precioso y preciso gancho al hígado, al colombiano, José Sanmartín.

El desenlace se produjo a los 46 segundos del 12vo. y último round. El boxeador del Estado de México ganó así la eliminatoria por el campeonato mundial supergallo de la AMB en una gran pelea.

Esta fue el combate estelar de la velada que la empresa número uno de América Latina, Zanfer, presentó en la Arena José Sulaimán de Monterrey, Nuevo León y transmitió Azteca 7.

El encuentro lució parejo desde un inicio. Sanmartín es un boxeador con buenas hechuras, no como los extranjeros que contrata la empresa que transmite sus funciones en la otra televisora, que sólo vienen a cobrar por ofrecer espectáculos deprimentes.

El colombiano salió decidido a ganar la oportunidad de disputar el trono mundial. Le favoreció que el menor de los “Vaquero” Navarrete se lastimó el puño izquierdo y por lapsos peleaba a nada.

Fue a partir del cuarto asalto que Navarrete cedió terreno, pues su mano izquierda se le lastimó y con la derecha trataba de detener al impulsivo ‘General’, que confiado conectaba sus rectos y ganchos a las zonas blandas, pero Navarrete le capeaba el temporal y lo mantenía a distancia con su jab.

Fue hasta el round 10 cuando Pedro ‘Vaquero” Navarrete le dijo en su esquina que había riesgo de perder la pelea por puntos, lo que provocó que saliera dispuesto a morirse en la raya. Mostrando ese orgullo y ansias de querer ser, con todo y su mano lastimada orquestó ataques a dos manos ligando combinaciones arriba y abajo, para ganar sin dificultad el round 11.

En el 12 se jugó su última carta. Impulsado por la afición regia, Navarrete dibujó y conectó ese gancho izquierdo a la zona hepática apenas iniciando el asalto. Sanmartín sufrió las consecuencias del letal golpe que te desmadeja en plena conciencia. Las piernas no obedecen la orden del cerebro, ante la impotencia del que yace de rodillas en la lona.

Así, de último momento, el más joven de la dinastía de sombrerudos dejó sentir ese poder que le conocemos.

La pelea semifinal se puede calificar como la mejor de la noche. Animado por su afición, Daniel “Cejitas” Valladares cambió uno a uno los golpes que le lanzó el valiente Adrián “Gatito” Curiel y se terminó imponiendo por decisión unánime.

El capitalina Curiel, nueva figura del equipo Metro, perdió lo invicto en su presentación número 11.

A %d blogueros les gusta esto: