Torneo “Puños de Oro”: espectacular estreno de su primera temporada en el Frontón México

Muy buen augurio en el arranque del Torneo #PuñosDeOro. Gran entrada y grandes combinaciones, con jóvenes que salen a dejarlo todo sobre el ring los seis rounds o menos a que están pactadas las contiendas.

Hacía falta un torneo así, claro. Tanto para el desarrollo de boxeadores mexicanos, cuanto para el público como el que este viernes realizó una gran entrada en el céntrico y emblemático Frontón México, donde se vivió un ambiente familiar.

La presencia del actual héroe de nuestro boxeo, el jovencito Jaime Munguía que derribó tres veces al campeón mundial neoyorquino Sadam Ali para arrebatarle el campeonato superwelter OMB. Jaime acudió acompañado de sus patrocinadores, Aries, que viene con todo a apoyar el boxeo.

Y ya entando en materia, qué buenas peleas armó la empresa de Ricardo Maldonado Morales, Producciones Deportivas, en esta primera fecha del Reto Nacional cuyo lema le quedó como anillo al dedo: Orgullo, coraje y gloria. En el boxeo, los dos primeros conceptos llevan irremediablemente al tercero.

En la pelea estelar del programa, el capitalino Jerson Aguilar sufrió una caída recién iniciado el primer asalto, pero volvió de sus cenizas para protagonizar un agarrón y vencer en 8 rounds al mexiquense Carlos Adán “El Búfalo” Morales; la victoria de Aguilar se anotó a los 58 segundos del último capítulo.

 

En peleas contables para el torneo, Martín Escamilla (CDMX) fue certero y potente al despachar por nocaut efectivo con (¡brutal gancho al hígado!) al 1:01 del primer asaltos, a José Eduardo Varela, de Coahuila. La batalla fue en peso ligero a 6 rounds.

 

En otra emocionante contienda, Adrián “El Gallero” Pacheco (CDMX) venció por clara decisión unánime  a Rogelio Pérez Márquez (CDMX), en riña pactada en peso pluma y a 6 rounds.

 

Po su parte, Edwin Palomares (CDMX) consiguió la victoria por nocaut técnico al inicio del sexto round sobre el poblano Luis Gerardo Pérez Salas, en combate a 6 giros en peso pluma.

Marcos Rodríguez, de Michoacán, lució en plan grande al mandar a la lona en tres ocasiones al mexiquense Rogaciano Guerrero, miembro de la dinastía Guerrero, con Gerson y Oswaldo como más recientes exponentes.

 

Además de buenas hechuras, Rogaciano también mostró su poder de puños al enviar a Rodríguez a la lona en el primer asalto; después de cuatro caídas, la pelea pactada en ligero terminó a los 2’ 35” del primer round.

En la primera pelea de la noche (a 4 capítulos, en pluma) y fuera de torneo, un duelo de capitalinos: con victoria por KO-2 de Ricardo García sobre Diego Armando Rodríguez.

Fue una noche agradable, en un escenario que tiene al majestuoso Monumento a la Revolución a sus pies y con un entorno perfectamente iluminado. Nada que ver con el tenebroso rumbo de la Arena Coliseo. Muy recomendable.

  • En la cámara, Pablo Lozano
A %d blogueros les gusta esto: